El loader de Windows se controla mediante C:boot.ini. Lo podemos editar y ya añadir una nueva entrada para el Linux, que consta del fichero de boot (lo ubicaremos en la raíz como linux.bin) y una cadena identificadora que aparecerá en el arranque.

Cambiaremos el timeout a 10 segundos (por defecto son 30). Opcionalmente, podemos escoger que el sistema arranque con Linux por defecto en vez de Windows.

[boot loader]
timeout=10
default=c:\linux.bin
rem default=multi(0)disk(0)rdisk(0)partition(2)WINNT
[operating systems]
multi(0)disk(0)rdisk(0)partition(2)WINNT=”Microsoft Windows 2000 Professional” /fastdetect
c:\linux.bin=”Linux”

Ahora tenemos que generar el archivo linux.bin. Instalaremos en otra partición o disco el Linux, y cuando nos pida donde queremos instalar LILO/GRUB (en esta instalación de Fedora es Grub) nos dará a escoger entre MBR o principio de la partición Linux donde lo estamos instalando. Escogemos principio de la partición Linux. De esta forma el boot loader quedará guardado en los primeros 512 bytes de esa partición. Nos apuntaremos el device donde se ha montado la partición (/dev/hda2, /dev/hdb1…)

Ahora “extraeremos” ese boot loader y lo copiaremos a Windows. Seguiremos los siguientes pasos:

  1. Después de la instalación de Linux, rearrancamos el PC con el primer CD, especificando el comando linux rescue. Pondremos un disquette formateado donde poner la imagen para pasarla al Windows.
  2. Montamos el disquette mediante mount -t vfat /dev/fd0 /mnt, por ejemplo.
  3. Crearemos el fichero linux.bin extrayendo los primeros 512 bytes y volcandolos en el disquette (/mnt/linux.bin). Supondremos que el device donde hemos montado la partición es /dev/hdb1. El comando aquí será dd if=/dev/hdb1 of=linux.bin bs=512 count=1
  4. Reiniciamos la máquina, seleccionamos Windows, y cuando arranque copiaremos el archivo linux.bin del disquette a C:\linux.bin.
  5. Reiniciamos el ordenador y seleccionaremos la opción Linux para ver que funciona correctamente.